Siendo uno de los equipos más utilizados dentro del hogar, el buen funcionamiento de una estufa es primordial. En el mercado puedes encontrar las de gas o las eléctricas; las primeras producen vapor y emiten fuego directo lo cual calienta el aire. Su fuente de calor es el gas natural o gas LP.

Las estufas eléctricas, por su parte, generan calor en seco sin combustión, no emiten gas por lo que se pueden utilizar en espacios cerrados o aquellos que no tiene una buena combustión. Son perfectas para espacios pequeños pues solo requieren una conexión eléctrica.

Algunos de los problemas que más presentan las estufas son:

Flama muy baja o muy alta: relacionada con un problema en las espreas, piezas que tienden a desgastarse.

Flama de color rojo: indica que es necesaria una regulación del gas pues la flama debe ser de color azul, señal de que tiene una buena combustión.

El quemador superior no enciende: puede deberse a que la llama del piloto se ha extinguido o a que las portillas estén obstruidas.

Olor a gas: es posible que haya una fuga en la manguera que conduce el gas, se puede realizar una prueba con jabón para localizarla.

Hay un problema con el encendido eléctrico: es probable que se requiera la sustitución de alguna de las piezas por lo que lo mejor es llamar a un técnico.

Si necesitas que un experto revise tu estufa, llama a Tecni Blue en donde personal calificado en la reparación de línea blanca te atenderá.